Gilda, la obra

De la bailanta al teatro de texto con acertadas intervenciones musicales. Una propuesta renovadora y divertida para ocupar la noche en el cálido Teatro Buenos Aires. Gilda, la obra, es un drama que nos adentra en la vida de la cantante. Desde sus inicios en el ambiente tropical hasta aquel trágico 7 de septiembre de 1996.

Recuerdo que ese día yo estaba yendo al colegio. Tenía 11 años y disfrutaba de la libertad de ir caminando sólo hasta allí.  Claro que lo que tatuó la fecha en mi cerebro no fue la micro-hazaña de valerme por mí mismo, sino más bien la inquietante fotografía de las porteras del cole que, esta vez, no me daban la hermosa bienvenida a la que me tenían acostumbrado. En su lugar, había caras largas y hasta ojos brillosos. Poco sabía yo de ese llanto, pero mucho sabía ya de empatía. La tristeza podía sentirse en el aire. Cuando formamos para entrar al aula anunciaron por los parlantes que Gilda había fallecido. Hubo un pésame comunitario a pesar de que muchos, como yo en aquel entonces, ignorábamos quién era ella.

Más temprano que tarde, Gilda se convirtió en un fenómeno social-religioso-fanático indescriptible y fue depositaria de innumerables homenajes.

Gilda, la obra, es un agasajo más en la interminable lista, pero en un formato distinto y, quizás, con mayor potencial para jugar con la memoria emotiva. Una creación de Flor Berthold, protagonista también de este gran homenaje. Con una magnífica dirección de Iván Espeche y basada en el texto de Alejandro Margulis, titulado ¨Gilda, la abanderada de la bailanta¨.

La obra otorga todo: Música, buenas actuaciones, un uso variado y correcto del espacio y, sobretodo, una muestra de la pasión y la ternura que, dicen, intuía Gilda en sus oyentes y acérrimos seguidores. Florencia reluce estos valores impecablemente.

La puesta en escena de esta obra nos invita a meternos en la historia mediante cuadros musicales intermitentes. Sin ánimos de ser un musical, aunque utilice algunos recursos del género. Martin Lavini será el encargado de recrear dos personajes ¨rivales¨, poniendo en cada uno su impronta, gestos y acentos inolvidables. Gran actuación. Nicolás Espinosa, en el papel del amigo y manager tiene sus momentos de simpatía y ternura. Patricio Romero interpreta de manera acertada a uno de los músicos acompañantes. Y por último Fernando Sayago como el marido de Gilda.

La escenografía y la iluminación forman parte fundamental del ambiente y lo hacen de manera muy prolija. El vestuario marca el sello de la cantante y hacen lucir a Flor como la verdadera abanderada de la bailanta.

Una excelente propuesta para los amantes del género y una oportunidad única de conocer la historia el fenómeno social más convocante de la movida tropical.


Ficha Técnica


Vestuario: Julio Cesar Fernández y Matias Begni
Escenografía y diseño gráfico: Queli Berthold
Fotos Gilda: Gonzalo Cortés
Maquillaje: Ana Leiva
Peluquería: Carlos Lego
Asistencia de dirección: Julián Pinto
Idea y dirección: Ivan Espeche


Elenco


Flor Berthold
Nicolas Espinosa
Martin Lavini
Patricio Romero
Fernando Sayago